Prepárate para ser más libre… y sin problemas económicos.

cropped-woman-865021_640.jpg

 

Ahí van una serie de estrategias para que aumentes tu nivel de libertad y de riqueza!

Estas estrategias pueden ser aplicables tanto si tienes una empresa cómo si trabajas para otras personas. En tu puesto de trabajo también tendrías que tener en cuenta estas estrategias.

  • Crea valor. El primer error que puedes cometer a la hora de aumentar tu riqueza es querer crear dinero. Como sea, de cualquier manera. Esto va a hacer que pierdas tiempo y oportunidades. En lo que te tienes que centrar es en crear valor, que los demás necesiten tu trabajo y lo reconozcan. De esa manera, se genera riqueza, ya que van a darte dinero por ello y te vas a sentir menos frustrado.
  • Pregúntate como puedes beneficiar a los demás. Tu talento siempre va dirigido a un propósito. Y, aunque lo que todos buscamos es ganar dinero como último objetivo, lo que de verdad importa es para qué sirve tu talento. Pensar en soluciones para los demás te dará la clave.
  • Ten un buen impacto en la sociedad. Ya hay demasiadas empresas que simplemente buscan el modo de lucrarse y se olvidan de cómo les ve la sociedad. Debes intentar que tu negocio genere una buena impresión y que la gente hable bien de ello. De esta manera invertirán más dinero y recursos.
  • Haz una lista con las razones por las que tu negocio no va bien. Esto es lo que piensas que tu negocio tiene de malo o que no está siendo productivo. Elimina las excusas y concéntrate en mejorar los puntos flacos y trabaja duro.
  • Creas valor pero no dinero. Puede que te ocurra al contrario y crees valor, pero no ingreses. Si te encuentras esta situación lo que tienes que hacer es escuchar a tus clientes. Te van a decir lo que no funciona, lo que no les gusta y lo que necesita mejorar. Ellos mismos te van a dar las soluciones al mencionar los problemas.
  • Quizá el problema también esté en la comunicación. Puede que no comuniques bien lo que quieres hacer, o que los clientes lo entiendan mal. En este caso debes volver a plantearlo y asegurarte de que todo el mundo lo entiende como tú.
  • Modifica tu oferta. Muchas veces la gente compra los productos en otros sitios porque la ley de la oferta la demanda funciona así. Estás en el mercado y nadie cede. Tienes que adaptar tu oferta para ser lo más competitivo posible.
  • Siente que te mereces más dinero. Si no te lo crees tú, nadie lo va a pagar. Deja de pensar en lo que ganas y en cuánto tiempo, para pensar en lo que puedes llegar a ganar.
  • Si ganas más dinero, no te lo gastes inmediatamente. Este es un error muy común. Comienzas a ganar dinero y ya piensas en ajustar tus cuentas y hacerlas más elásticas, o comprar cosas que en realidad no necesitas ya. Ahorra e invierte lo que ganes en mejorar en el futuro.

Siguiendo estos consejos,   y teniendo un hábito de ahorro con el que fijes tus presupuestos regularmente, conseguirás ingresar más dinero y mantener una buena parte de él. Quizás no llegues a tener un gran imperio, pero podrás cumplir muchos de tus sueños ¡a por ellos!

 

Ferran F. Danés.

Coaching & Mentoring financiero.

Anuncios

¿Te crees más bueno que Messi sin haber jugado ni un partido de fútbol?

messi.jpg

 

De otra forma la pregunta podría ser ¿ Crees  que compitiendo con los mejores inversores del mundo, analistas de inversión de Wall Street, físicos, matemáticos… los cuales todos llevan estudiando durante años el mundo de la inversión en bolsa nos van a dejar ganar dinero?  Sinceramente, ¿nos creemos tan listos?

También la pregunta de otra forma. ¿pretendemos ganar dinero sin hacer nada, o dejándolo en manos de un tercero  para que gestione nuestro dinero y despreocupándonos de todo?

¿Es tan fácil todo este mundo?

¿Si el mercado  y la bolsa de valores tiene un dificultad de, por ejemplo 9, cuánto sabemos nosotros de ello para entrar a competir?

Desgraciadamente, mucha gente se atreve. De hecho yo mismo fuí uno de ellos hace muchos años. A pecho descubierto nos ponemos a invertir en bolsa y nos creemos que, porque la diosa fortuna puede haber ido a nuestro favor en nuestras primera operaciones, ya  somos unos cracks y más listos que nadie. O sea, competimos contra Messi (o Ronaldo, para no herir ninguna sensibilidad) sin haber jugado ni un partido de alevines ni infantiles ni incluso de amateur y encima pensamos que somos mejores que ellos. Recordemos que la bolsa es un juego que no puede haber empate. Siempre hay ganadores  y perdedores.

El resultado final por supuesto es el que debe ser: Más del 95% de los particulares que invierten en bolsa acaban perdiendo dinero. Después de unos cuantos disgustos empecé a estudiar que hacían los que formaban parte de este 5%. Ahí empezó mi aventura. He jugado ya algunas ligas de distintas categorías y aunque he perdido algunas batallas he conseguido mantenerme firme y todavía estoy vivo. He tenido que aprender la técnica, la táctica, estudiar el rival, prepararme las defensas, las protecciones, etc etc etc.  Todo esto son años de trabajo, decenas de libros, muchas horas de clase, partidos perdidos, etc, etc etc. Mi conclusión no podía ser otra; cuando en teoría más sé, empiezo a ver que acabo de empezar. Hay miles de tácticas, técnicas, sistemas,  jugadores, ….

No creo que llegue ningún día a ser el Messi de las inversiones; dícese por ejemplo  Warren Buffet, pero he logrado mantenerme en el campo y creo que sé cómo moverme dentro de él. He aprendido a conocer lo que pasa cuando los vientos son favorables y cuando  vienen vientos en contra. Cómo decía Warren Buffet, el buen inversor se detecta cuando baja la marea. Es allí que se ve si uno va desnudo o con bañador…

Otra pregunta. ¿crees que Messi aprendió jugar a fútbol mediante un curso gratuito de 5 horas  que  además le regaló su rival? Pues es lo mismo que hace mucha gente hoy en día. Pensar que haciendo un curso gratuito de bolsa de un broker on line  esto le va  permitir jugar y ganar  la Champions League de las inversiones.

Disculpad las comparaciones pero esto es lo lamentablemente mucha gente, seducida por la gran industria financiera, piensa, acaba apostando y perdiendo su dinero. Ellos ya han conseguido sus comisiones de gestión, corretaje, depósito, etc etc etc. Garantías de resultado prácticamente ninguna.

Sólo con que una persona que lea esto se plantee  que antes de hacer inversiones en bolsa (fondos de inversión de renta variable incluidos) sepa que antes se tiene que formar ya me daré por satisfecho. Leer libros es la forma más económica de aprender cualquier especialidad. Si quieres acelerar algo el proceso de aprendizaje tendrás que buscar un buen profesor /mentor pero  tampoco podrás pretender que el profesor aprenda por ti.

Un fuerte abrazo.

Ferran F. Danés

Coaching/Mentoring Financiero

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Disculpad esta pregunta pero sinceramente creo que se adapta bien a lo que me gustaría explicaros hoy.

¿Cómo podemos augmentar nuestros ingresos?

He visto un artículo  en la web negocios 1000 y me gustaría compartirlo y comentarlo con vosotros.

Supongamos que queremos augmentar muy considerablemente nuestros ingresos. El objetivo es bastante claro, pero el camino a tomar podría ser todo lo contrario.

Dharmesh Shah, cofundador de HubSpot, una compañía que recientemente salió a bolsa, tiene una visión muy clara sobre cómo convertirte en un multimillonario o alcanzar el nivel de éxito financiero al que aspiras.

Jeff Haden ha recogido sus sorprendentes consejos en Inc.com:

Para comenzar, aunque parezca raro,  el dinero no debe ser tu prioridad. De hecho, para Dharmesh, cuando habla de su definición de éxito, dice que el dinero debería ocupar uno de los últimos lugares de la lista.

“Para mí, el dinero no importa mucho, aunque voy a confesar que en un momento dado sí que me importó mucho, debido probablemente a que no tenía mucho dinero“, dice Dharmesh.

Así que supongamos que como millones de personas, deseas ser augmentar mucho tus ingresos o incluso llegar a ser millonario. ¿Qué tipo de cosas debes hacer? Estos son los pasos que nos sugiere este empresario. No son rápidos ni fáciles, pero son más seguros que buscar los atajos que mucha gente busca y que no le dan resultado.

  1. Deja de obsesionarte por el dinero.

Aunque suene contradictorio, centrarse únicamente en el dinero es una distracción que te impide construir todo aquello que hará crecer tu riqueza. Así que hay que cambiar la perspectiva.

Hay que ver el dinero, no como el objetivo principal, sino como un subproducto de hacer las cosas de la forma correcta

  1. Iniciar el seguimiento de la cantidad de personas a las que ayudas, aunque sea de una forma muy pequeña.

Las personas más exitosas que conozco, tanto financieramente como en otras facetas, son sorprendentemente útiles. Son increíblemente buenas en la compresión de otras personas y ayudándoles a alcanzar sus metas. Ellos saben que su éxito se basa en última instancia en el éxito de las personas que les rodean.

Así que trabajan muy duro para hacer que otras personas tengan éxito: sus empleados, sus clientes, sus proveedores… porque saben que si pueden lograr eso, entonces su propio éxito se producirá por inercia.

Ellos construyen un negocio – o una carrera – de la que se sienten verdaderamente orgullosos.

  1. Deja de pensar en hacer un millón de dólares y comienza a pensar en la forma de servir a un millón de personas.

Cuando en tu negocio tienes unos pocos clientes y tu objetivo es hacer un montón de dinero, tienes como incentivo el exprimir hasta el último euro de esos clientes. Pero cuando encuentras la forma de servir a millones de personas, muchos otros beneficios llegan; el efecto del boca a boca crece, las oportunidades de mejorar tus productos y servicios son muchos mayores, tienes más oportunidad de contratar a más empleados y aprender de ellos…

En definitiva, busca la forma de servir a un millón de personas, sírveles increíblemente bien, y el dinero llegará seguro. Tu negocio se convertirá de esta forma en algo que nunca llegaste ni siquera a soñar.

  1. Ver el “ganar más dinero” como una forma de hacer más cosas.

Hay 2 tipos de personas:

  • Una hace las cosas porque quiere ganar dinero; cuanto más hace, más dinero gana, aunque aquello que hacen tampoco importa mucho para ellos. Sólo es dinero, y mientras ganen….
  • El otro quiere hacer más dinero, porque eso le permitiría hacer más cosas; quieren mejorar su producto, quieren ampliar su línea, quieren llegar a más gente y ofrecer un mejor producto a más gente, y para hacer eso necesitan dinero.

En el segundo caso, ellos quieren construir una gran empresa, y creen que su producto podría mejorar la vida de muchas personas; ese es su sueño, y la única forma de alimentar su sueño es ganar el suficiente dinero para hacerlo posible. Las empresas más exitosas del planeta evolucionan y crecen, y a medida que ganan dinero, lo reinvierten para seguir mejorando.

Como dijo Walt Disney:

“Nosotros no hacemos películas para ganar dinero; ganamos dinero para hacer más películas”.

  1. Haz una cosa mejor que el resto.

Escoge una cosa que tenga demanda. Conviértete en un maníaco de esa cosa. Aprende todo lo que sea posible sobre ello, practica, evalúa, matiza. Sé implacable y autocrítico.

Las personas financieramente exitosas hacen al menos una cosa mejor que casi todo el que les rodea.

Ser un experto, o ser sencillamente excelente en algo es tu propia recompensa, lo cual te dará una mejor reputación, mayor sentimiento de autoestima, y por regla general una nómina más alta.

  1. Haz una lista de las 10 mejores personas del mundo en esa cosa.

Elige a 10 personas de eso a lo que quieres dedicarte y no te limites admirarlos. Hazles un seguimiento, estudia qué les hace tan buenos, qué hicieron para ser tan buenos, cómo piensan y por qué lo piensan.

Por ejemplo, si eres escritor, escoge a 10 grandes escritores que hayan conseguido entrar en las listas de los 10 más vendidos. Si quieres iniciar una empresa, busca a 10 grandes empresarios y lee todo lo que puedas sobre ellos.

Si duda, para ser el mejor, debes aprender de los mejores.

  1. Construye rutinas, y sigue el proceso.

El éxito se consigue a base de construir hábitos, desarrollar rutinas y hacer un constante seguimiento de los avances.

Volviendo al ejemplo en la profesión de escritor, si quieres escribir un libro de 300 páginas, la forma más fácil de llegar a esa meta no es pensar en las 300 páginas, sino cada día tener la obligación de escribir extraordinariamente bien 10 páginas. De esa forma, en 30 días habrás acabado el libro.

Lo mismo ocurre cuando creas un negocio. La mayoría de los nuevos empresarios están obsesionados con conseguir resultados ya; algo lógico teniendo en cuanta que la nueva empresa suele carecer de liquidez y las cargas se pueden venir encima en cualquier momento.

Pero un empresario debe seguir el mismo sistema, que es cada día buscar la forma de hacer nuevos clientes; ni siquiera eso. Cada visitar a potenciales clientes, contactar con potenciales clientes. De esta forma, cada día el número de clientes crece, y el dinero acaba entrando.

Pero siempre debemos ponernos metas y crear rutinas que apoyen esas metas; arreglar lo que no funciona, mejorar aquello que se puede mejorar y repetir los procesos hasta que salga adecuadamente.

Objetivo principal: Cada día ser mejor que ayer, pero no tan bueno como mañana.