Los minicréditos rápidos nos inducen a gastar en cosas que no nos podemos permitir.

 

2011_10_12_No_17-ESCLAVO

 

Últimamente y parece que cada vez más,  en los medios de comunicación más importantes; televisión y radio,  compañías  financieras realizan  fuertes campañas de minicrédito rápido para particulares. Nos quieren prestar dinero rápido para asistir a un concierto de nuestro artista favorito, para pagar alguna urgencia, para comprar algún  teléfono de última generación, etc etc etc. Todo detrás de un estrategia de marketing de rapidez, felicidad y riqueza.

En ningún caso recomendaría  la contratación de estos productos. Me gustaría explicarte alguna de las razones:

  • Los tipos de interés de estos minipréstamos son altísimos.
    • Escondidos detrás de una cuotas que nos pueden parecer asumibles hay una  TAE ( tasa anual equivalente) del préstamos alarmante. He realizado una pequeña comparativa y veo que van desde una TAE de 800% hasta una de 3500%. (esta TAE supone, solo de intereses en un año, multiplicar por 9 y  hasta  por 360 la cantidad prestada). Es decir, si solicitas un préstamo de 300 euros, de intereses en un año acabarías pagando, en el caso más favorable,  2400 euros de intereses al año. Si el aplazamiento es sólo de un mes acabarías pagando 200 euros de intereses sumados a los 300 del propio préstamo.
  • Nos inducen al consumo rápido e inconsciente.
  • y lo más importante; gastamos más de lo que nos podemos permitir.

Después de trabajar con muchas personas, el principal problema que tienen la mayoría de los que tienen problemas económicos es que gastan más de lo que se pueden permitir. Diría más, en general no es un problema de ingresos sino que es un problema de gasto. Mucha gente gasta más de lo que ingresa. Gasta de forma inconsciente, para satisfacer impulsos inmediatos y sin reflexionar acerca de la necesidad real de aquello que compra.

Para evitar este hecho, siempre y cuando el problema no sea tan grave que requiera atención psiquiátrica completa, es proceder a aplicar la ley de los 30 días que te expuse en una entrada de este blog hace unos meses.

Recordemos. Se trata de esperar 30 días para comprar aquellas cosas que queremos ( salvo gastos básicos domésticos y alimentación) . Te darás cuenta de que en muchos casos, te habrás podido esperar e incluso ya considerarás que no te hace falta. Si pasados los 30 días continuas pensando que lo necesitas, y tienes dinero suficiente para pagarlo, entonces cómpralo. Habrás pasado el test de los 30 días y es muy probable que la compra sea realmente necesaria.

Cuidado con los préstamos rápidos. Suelen ser una trampa de difícil salida y nos llevan directamente hacia la esclavitud.

Si crees que no tienes más solución que utilizar este tipo de préstamos te aconsejaría realmente que te pusieras en contacto con algún Coach financiero o Asesor en economía personal que te puede ayudar a mejorar tu relación con el dinero y evitar tener que recurrir a estos créditos con intereses disparadísimos.

Un fuerte abrazo.

Ferran F. Danés

 

 

 

Anuncios

Autor: Ferran F. Danés.

Coach Financiero. Especializado en Finanzas personales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s