Mitos falsos en la economía familiar.

 

images (2)

¿Pones excusas para no ahorrar? ¿Descuidas la planificación de tus finanzas por no tener ingresos suficientes? Descubre los mitos más extendidos sobre la economía familiar

Realizar una buena gestión de nuestra economía es fundamental si queremos garantizar el futuro económico de nuestra familia. Sin embargo, en ocasiones nos dejamos llevar por falsas creencias que pueden deteriorar nuestras finanzas e impedirnos conseguir nuestros objetivos a corto, medio o largo plazo. ¡No te dejes llevar por la falsa “mitología financiera”!

1. Cuando tenga más ingresos, podré ahorrar

Esta afirmación entra dentro de la categoría de los buenos propósitos como “el mes que viene me apunto al gimnasio” o “este año nuevo dejo de fumar”. Si alguna vez has pronunciado esta expresión es porque sabes que deberías estar ahorrando pero lo estás postergando. Tu nivel de ingresos determinará la cuantía de tus ahorros. Si eres constante y te planteas tus ahorros como un gasto fijo que tienes al principio del mes , por mínimo que sea, conseguirás tus objetivos.

2. Cuanto más dinero tienes, menos problemas económicos

Es innegable que recibir unos ingresos que te permitan vivir holgadamente aporta tranquilidad y estabilidad. Sin embargo, de nada sirve recibir mensualmente grandes sumas de dinero si no sabes administrarlo como es debido. La riqueza no depende del mayor nivel de ingresos, es más, una persona que gana más, puede tener más capacidad de endeudamiento. ¿La clave?: gestiona adecuadamente tus finanzas independientemente de los ingresos que recibas.

3. Hablar de dinero es de mala educación

¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase en medio de una conversación? Hablar de dinero, en algunas ocasiones, puede resultar impropio pero, en otras, no sólo es recomendable, sino que además puede ser una buena forma aprender a gestionar y sanear nuestra economía familiar. Nunca olvides que hablar de tus finanzas no significa confesar abiertamente tu salario o tener que dar explicaciones acerca de dónde va a parar tu dinero (si es que no quieres hacerlo).

4. Tengo suficiente capacidad para tomar las mejores decisiones económicas para proteger el futuro económico de mi familia

El Estudio Marco “La cultura financiera de la familia española, el ahorro y sus medidas de protección” realizado por el Instituto para la Protección Familiar, puso de manifiesto que, a pesar de que los españoles reconocen tener una baja cultura financiera, 3 de cada 4 se considera lo suficientemente capacitado para tomar las decisiones más adecuadas para proteger el futuro económico de su familia. Aunque te sientas lo suficientemente capacitado, ¡nadie tiene por qué saber de todo! Por ello, no olvides dejarte aconsejar por expertos.

5. La planificación de las finanzas sólo es para aquellos con un alto nivel adquisitivo

Se tiende a pensar que, si no acumulas grandes sumas de dinero o tienes contratados complejos productos financieros, no es necesario planificar tu economía familiar. Pues bien, nada más lejos de la realidad. Todos debemos organizar nuestras finanzas, especialmente si te cuesta llegar a fin de mes o no puedes hacer frente a gastos imprevistos. Elaborar un presupuesto familiar o crear tu propio fondo de emergencia puede ser el inicio de una eficaz planificación familiar.

6. Si a mi vecino le ha ido bien con esa inversión, a mí también

La toma de decisiones sobre inversión no es algo que se deba tomar a la ligera. Aunque solemos recurrir al entorno próximo (familiares y amigos) para tomar decisiones que afecten a nuestro futuro financiero, contar con la opinión de un experto que pueda asesorarnos en este ámbito es fundamental. El dinero fácil, por mucho que intenten convencernos, no existe. Las inversiones financieras pueden ser un recurso idóneo para aumentar los ahorros, pero no están carentes de riesgos. Ten claro cuáles son tus objetivos, tómate tu tiempo para estudiar el mercado y evita que la emotividad suplante a tu sentido común a la hora de tomar una decisión.

7. Y, por último, aléjate de las leyendas urbanas

Todos hemos escuchado cientos de opiniones sobre cómo ahorrar en casa, especialmente en lo referido al gasto energético. Sí, los electrodomésticos enchufados (en stand-by) consumen aunque no los uses, la vitro tiene un gasto energético mayor que las cocinas de gas, y encender y apagar la calefacción cuando llegas a casa hará que gastes menos que si las dejas todo el día encendidas… ¡asesórate y no te dejes llevar por falsas creencias! Poner en práctica unos buenos hábitos de consumo te puede hacer ahorrar mucho dinero a largo plazo.

Anuncios

Autor: Ferran F. Danés.

Coach Financiero. Especializado en Finanzas personales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s