Diez propósitos para lograr una buena salud financiera en 2016

El inicio del año se convierte en una buena oportunidad para marcarte nuevos retos en tu vida y también en tu economía. Define tus objetivos y maneja bien tus finanzas para lograrlos

Propósitos financieros 2016

5 de enero de 2016.- Estrenamos año y nuevos, o no tan nuevos, objetivos para los próximos meses: hacer más deporte, volver a apuntarte a la academia de inglés, ver más a los amigos y la familia, matricularte en un máster… ¿Y cuáles son los retos financieros que nos planteamos para el 2016? Es el momento de establecer tus propósitos para mantener tu economía en plena forma.

1º.- ¿Tienes un plan? Necesitas una hoja de ruta así que, antes de nada, siéntate, coge papel y lápiz o tu tablet y comienza a detallar qué esperas financieramente del 2016. Analiza el estado de tus cuentas, si tu saldo es positivo o si terminas cada mes en números rojos, tu nivel de ingresos, pagos, gastos…. Esto te ayudará a definir tus metas: saldar tus deudas, ahorrar una determinada cuantía al mes, planificar la jubilación, invertir, conseguir nuevas fuentes de ingresos…

2º.- Mejora tu cultura financiera. Si no conoces los términos financieros básicos y te cuesta entender las diferencias principales entre determinados productos financieros, ponle remedio. Hay numerosos cursos online, blogs y páginas especializadas que pueden ayudarte, con consejos como los que puedes encontrar en este artículo. Y ante todo, pregunta siempre cualquier duda o inquietud que te surja antes de suscribir una póliza o contratar cualquier producto financiero. Contar con esa base de conocimientos te ayudará a tomar decisiones acertadas y a evitar riesgos.

3º.- Modifica tus hábitos financieros. Al igual que modificamos nuestros hábitos cotidianos para mejorar nuestra salud, necesitamos incorporar algunas prácticas para favorecer el bienestar de nuestras cuentas. Entre las “rutinas” imprescindibles está la elaboración del presupuesto familiar anual, en el que ha de figurar toda la relación de ingresos y la previsión de gastos, y el ahorro fijo mensual. No pierdas de vista tu presupuesto para mantener a raya tus cuentas y trata de ver el ahorro como una costumbre, más que como una obligación, por muy pequeña que sea la cuantía que puedas guardar cada mes

4º.- Elimina los gastos innecesarios. Seguro que hay muchos gastos diarios que puedes suprimir si necesitas ahorrar dinero: cafés, caprichos, la compra de cosas que no necesitas… Son los llamados ‘gastos hormiga’, desembolsos pequeños que van dilapidando, sin que te des cuenta, tus ingresos. Atento también al pago de intereses en las compras a plazos o mediante el uso de tarjetas de crédito. No dejes que se te escape el dinero.

5º.- Liquida o reduce en lo posible tus deudas.  Es un objetivo que has de tener siempre en mente. Trata de eliminar en primer lugar aquellas deudas por las que pagues un interés más alto y procura evitar, en lo posible, el endeudamiento.

6º.- Sácale partido a tu dinero. Hay muchas formas de rentabilizar el dinero que tienes en tu cuenta corriente: depósitos, fondos, inversiones… Pero también puedes invertirlo en formarte o en algún proyecto para mejorar y ascender profesionalmente.

7º.- Asegura tus bienes y protege a los tuyos. Piensa en lo que sucedería si ocurriera una tragedia en tu hogar o tu familia y toma medidas. Asegura tu casa, tus posesiones y protege a tu familia para garantizar que, si se dieran esas circunstancias, podrían disponer de cierta solvencia económica.

8º.- Planifica los imprevistos y el futuro.  Si no lo has hecho ya, crea tu fondo de emergencia para hacer frente a situaciones o gastos económicos imprevistos; lo recomendable es guardar una cuantía equivalente a los gastos del hogar de entre 3 y 6 meses. También puede ser el momento de comenzar a planificar el momento de la jubilación y hacer cuentas del dinero del que dispondremos y que necesitaremos entonces.

9º.- Modifica tus hábitos de consumo. ¿Consumes de forma inteligente? Plantéate como reto controlar tu consumo, no dejarte llevar por la publicidad, comparar precios, comprar con criterio y eliminar las compras compulsivas. Hacer uso de las nuevas fórmulas o plataformas de compra venta entre particulares para realizar compras más económicas y obtener un pequeño beneficio vendiendo cosas que ya no utilizas, recurrir al ‘comercio de barrio’, participar en la economía colaborativa y fomentar el consumo sostenible pueden favorecer no sólo a tu bolsillo, sino también a la sociedad y al entorno.

10º.- Involucra a los tuyos. La salud financiera del hogar es cosa de toda la familia. Implica a todos en los retos marcados y también, en la medida de las posibilidades de cada uno, en la colaboración para conseguirlos. Promueve los buenos hábitos financieros en el hogar y busca fórmulas que recompensen y estimulen los logros, especialmente, entre los más pequeños. Puedes, por ejemplo, comprar una hucha en la que, entre todos, ir ahorrando pequeñas cuantías, con las que financiar algunas actividades en familia, como una excursión.

Anuncios

Autor: Ferran F. Danés.

Coach Financiero. Especializado en Finanzas personales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s